Logo Extensionistas
Logo UNLP
Contacto
|
Reciclar para acortar la brecha digital
La directora de Medio Ambiente de la Universidad Nacional de La Plata y docente de la Facultad de Informática, Viviana Ambrosi, nos recibió en su despacho para contarnos sobre el proyecto “E-Basura” del que es responsable y compartir, con nosotros, su experiencia en Proyectos de Extensión.
proyecto e-basura

¿En qué consiste el proyecto E-Basura?

 El proyecto trata de resolver un problema de la sociedad que es el generado por los residuos electrónicos, los que se relacionan tanto contaminación como problemas de salud.  Consideramos que era necesario brindarle una solución a la sociedad que consistiera en la educación, vista como base para su resolución y en la acción. Había que hacer algo y ese algo era rescatar equipos en desuso o extenderles la vida útil al equipamiento informático para ser devuelto a la sociedad.

  De esa manera, no sólo contribuíamos al cuidado del medio ambiente sino que también a reducir la brecha digital mediante la donación de equipos reacondicionados por el proyecto y donados a instituciones.

¿Cómo identificaron la problemática?

Como soy informática, comencé a ver que en casa cumulaba equipos que iba dejando de usar y me puse a ver qué se podía hacer con los residuos electrónicos, ya que tiene un problema mayor atrás que es la contaminación ambiental, el problema de la salud y el trabajo informal de la persona que trata de recuperar algún material valioso dentro del aparato electrónico haciendo un proceso inadecuado.

 Primero, me sentí responsable, como informática, por generar basura tecnológica y le llevé la propuesta al decano de la Facultad de Informática, en su momento, el Licenciado Javier Díaz, actual secretario de Relaciones Institucionales de la Universidad Nacional de La Plata, quien me propuso que me hiciera cargo del proyecto. 

 Éste partió del problema de la educación, tratando la problemática del medio ambiente y reacondicionando equipos, tratando de ayudar. Con eso, barríamos el eje de lo ambiental, la brecha digital con la educación y la educación con la formación de alumnos de la facultad, los docentes y la sociedad en su conjunto.

  La gente desecha incorrectamente la basura electrónica, porque no sabe.  A mi consideración, el Gobierno tiene que hacerle cumplir a la gente algún tipo de normativa sobre este hecho y la Universidad debe, desde la investigación, buscar soluciones, desde la extensión resolver un problema concreto de la sociedad y desde la educación, la formación de todos los actores. Cada uno, desde el rol que nos toca tenemos la responsabilidad de hacer algo.

Ambrosi destaca la solidaridad de la gente a la hora de realizar donaciones de equipo tecnológico que ya no usan en sus casas y también de las instituciones, que los contactan para que puedan retirar la basura tecnológica para luego recuperarla y poder destinarla a quienes realmente la necesitan, sin generar contaminación ni problemas a la salud.

 ¿Cuáles son las Unidades Académicas de la Universidad Nacional de La Plata que participan en el proyecto?

  Cuando el proyecto empezó, éramos dos docentes y dos alumnos que nos presentamos a la convocatoria de extensión en 2009, todos de Informática. A partir de 2011, empezamos a sumar otras facultades al proyecto. Si bien, en el centro de reacondicionamiento ubicado en Tolosa, hay alrededor de ocho facultades que participan, hemos tenido extensionistas de las facultades de Ciencias Jurídicas, Bellas Artes, Periodismo, Ingeniería, Ciencias Económicas y Ciencias Naturales, entre otras. 

 Tal vez, la experiencia del alumno fue pasar por el proyecto y armar algo que nos ayudó en determinado momento, ya que es un tema transversal a todas las Facultades. Me gustaría poder trabajar más con la gente de medicina y Trabajo Social, o Bellas Artes para aprovechar la chatarra. La gente que se acerca al proyecto, donantes y beneficiarios, quieren conocer más acerca del medio ambiente, lo mismo las escuelas y los representantes de Municipios de todo el país.

¿Ofrecen capacitaciones para los estudiantes que quieran sumarse al proyecto y reparar PCs?

  Comenzamos en 2011 a dar capacitaciones a algunas cooperativas y comedores barriales además de ofrecer pasantías académicas a chicos de los colegios de la Universidad y escuelas técnicas de la Provincia de Buenos Aires. En este momento estamos con las prácticas oficializantes y los cursos de reparación de PC ya que nosotros damos los cursos en la escuela universitaria de oficios.

 También, a inicios de cada año, se les dan cursos a los estudiantes de Informática a partir de segundo año para formarlos en la problemática y cuando haya convocatorias a alguna actividad relacionada al proyecto, podamos contar con ellos. Durante el curso, nosotros les damos máquinas para que ellos reparen y luego, pueden elegir alguna institución para donarla.

La directora del proyecto, pone énfasis en la importancia de la entrega, en  mano, de la máquina reparada por parte de los alumnos y miembros del proyecto a la institución beneficiada para que ellos mismos puedan instalar los equipos y entrar en contacto con las necesidades y demandas del lugar para generar un vínculo más sólido.

  Muchas veces eso no sucede tanto por falta de tiempo como de movilidad, ya que son varias las instituciones del interior de la provincia de Buenos Aires y de diferentes regiones del país que hacen sus pedidos y el envío se realiza por otros medios.

¿Cómo se eligen las instituciones que serán beneficiarias de las máquinas reparadas?

Partimos de la educación y difusión en medios. A través del sitio web, los particulares que quieren donar deben completar un formulario, al igual que las instituciones que desean recibir un equipo reacondicionado. No publicamos la dirección del galpón para que la gente no acerque heladeras o algún otro residuo tecnológico que no tenga que ver con las TIC´s.

Tampoco recibimos cartuchos de impresoras, pilas ya que son residuos peligrosos que no podemos manipular. Es por eso que tenemos una etapa previa de contacto, para ordenarnos en el taller y darle prioridad a los equipos que vamos recibiendo.

 Ambrosi comentó que al principio del proyecto, tuvieron que resolver qué harían ellos con los residuos electrónicos, por lo que debieron investigar quién podía retirarlos y si eso tenía un costo. De esa forma consiguieron articular con empresas que se encargar de este tipo de residuos y que una vez al mes llegan hasta los talleres ubicados en Tolosa para retirar las cantidades que ellos consideren necesarias.

   Al momento de recibir o donar equipos, nos manejamos mediante un formulario que la gente o las instituciones completan por Internet.  Entran a la página, completan el formulario, nosotros hacemos unas preguntas básicas como datos de contacto, objetivos y cantidad de beneficiarios. Aunque tratamos de ver los beneficios más que un número frío. Vemos cuántas máquinas tenemos, cuántas máquinas necesitan y cuantas podemos enviar y así organizamos los pedidos.

 La directora del proyecto E-Basura, nos contó que al principio del proyecto, las instituciones que pedían máquinas eran los comedores populares y las ONG´s, pero con el tiempo comenzaron a pedirse desde escuelas primarias, especiales, rurales, hospitales, dispensarios, bibliotecas y museos desde todos los puntos del país.

 Si desde un museo o una biblioteca nos piden una máquina, les decimos que sí porque  si está a disposición de los alumnos, también se está difundiendo el problema de la basura electrónica porque es una máquina que sale etiquetada con nuestra marca, que está registrada. Además, contiene la etiqueta que dice que está prohibido arrojarlo como basura.

 Entonces, como la gente lo vería, estaría cumpliendo un fin social. Algo importante es que las máquinas también salen con software libre, con una distribución basada en un Linux que hace la facultad de informática que también está difundiendo el acceso al software libre.

¿Cómo son recibidos por las comunidades con las que interactúan?

En general, tanto los que donan como los que reciben algún equipo, no saben con lo que están tratando y la cantidad de problemas que pueden causar.

 Esta es la parte más gratificante del proyecto, la del agradecimiento. El llegar a las zonas del interior, las cadenas de agradecimientos como "le pedí a Dios y me escuchó", son las cosas que tienen que ver con la ayuda social.

 También tenemos a los que vienen a donar al taller, que les cuentan a los chicos la historia de lo que se está desprendiendo. Capaz que ya no sirve, pero era una máquina que tenía el abuelo y la guardó por alguna razón en especial y cuentan sus anécdotas.

¿Cuáles son las expectativas a futuro que tienen con el proyecto?

 Deberíamos llegas más a las empresas mediante la Responsabilidad Social para  conseguir más equipos y también para generar redes de donación. Nosotros no tenemos forma de movilidad ni dentro ni fuera de La Plata y en muchos casos recurrimos a Redes de Ayuda. Por ejemplo, a través del grupo de Integración Wichi que trabaja con la Facultad de Odontología, pudimos enviar computadoras al Impenetrable Chaqueño. Nos habían pedido las máquinas desde un dispensario y una escuela y aprovechamos que las camionetas iban para allá y trabajamos en conjunto.

 La directora del proyecto se mostró orgullosa ante el crecimiento de la propuesta y los pedidos de equipo y asesoramiento que llegan desde diferentes puntos del país. A futuro, piensa en la creación de una planta piloto experimental de reciclado intentando formar cooperativas.

 A su vez, Ambrosi fue becada en 2014 en un encuentro y capacitación de las Naciones Unidas y el proyecto Step, que fomenta las políticas a nivel local apoyando la eficiencia energética y promoviendo la autonomía energética a partir de políticas nacionales y regionales. Así mismo, el proyecto "E-Basura" recibió una mención otorgada por el  Proyecto ECONORMAS MERCOSUR, en el marco de "Sustentópolis-La Juguetería Mágica-MERCOSUR Produce Sustentablemente", por haber participado en la implementación de buenas prácticas de gestión ambiental y producción más limpia desarrollado con Pymes durante 2013 y 2014.

  "De alguna manera, estamos remediando un problema ambiental y tanto al gobierno como al municipio, desde la Universidad le estamos dando soluciones en vez de estar tratando de tramitar soluciones a  un problema ambiental por una disposición en un basural, nosotros le damos una solución real en la medida de nuestras posibilidades.", expresó Ambrosi.

 Para finalizar, nos gustaría que nos cuentes qué es la Extensión para vos.

   Es resolver un problema concreto de la sociedad en función de lo que la sociedad realmente necesita, no desde una postura de investigación y de docencia, es decir, la sociedad puntualmente o en general, haciendo una observación puede saber qué es lo que está necesitando.

  Enriquece lo que es la investigación y la docencia, la gente necesita esto, me pongo a investigar qué necesita, veo cómo puedo mejorarle la situación y también lo tengo que volcar a la docencia porque nosotros estamos formando. Y la mejor manera  de mejorar este problema es que los docentes y los alumnos, que cuando se reciban van a resolver un problema concreto, vuelvan a la sociedad lo que están buscando.

 Yo formo un alumno informático y va a estar o desarrollando un sistema u ocupando un cargo jerárquico  en una empresa; o también puede ser que esté ocupando un cargo de gobierno, ya sabemos que este último tiempo, los jóvenes están participando más en política. Entonces me parece también importante que estén formados en eso, que no es la informática que solo estás programando, no sólo la eficiencia energética y el cuidado del medio ambiente sino que también estás resolviendo un problema. Y ese problema, está claro, no se soluciona siempre desarrollando un software.

  Creo que este proyecto es claro  en el sentido de ver una necesidad real y resolverla. Ahí juntaste la investigación, la docencia, formaste alumnos y esto vuelve. Por eso el proyecto crece y es un ejemplo claro de lo que es la extensión y de cómo puede crecer todo e interrelacionarse.

 

Actualizado el 21/08/2015 15:02
Calendario
RSS
< nov -2017 >
Eventos
DLMMJVS
1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930