Logo Extensionistas
Logo UNLP
Contacto
|
Violencia en el noviazgo: “La mayor prueba de amor hoy es la contraseña del celular”
La violencia de género es una de las problemáticas más importantes en nuestra sociedad. En Argentina, muere una mujer cada 30 horas en manos de un hombre. La facultad de Psicología de la Universidad de La Plata, realiza desde el 2012 el proyecto de extensión “Noviazgos adolescentes: Prevención de violencia contra las mujeres” Para concientizar y darle visibilidad al problema dentro de las escuelas secundarias de la región.
Noviazgoadolescente

En esta ocasión, nos encontramos con Xavier Onativia, director del proyecto de investigación y Vice Decano de la Facultad de Psicología para que nos cuente en qué consiste el proyecto.

"El proyecto tiene que ver con la violencia de genero contra las mujeres y en virtud a la experiencia nuestra, a la atención a víctimas de violencia cotidiana, observamos que esa persona que atendimos hoy, tiene una historia de repetición de los hechos y que eso ya le pasaba antes pero tal vez costaba encontrarla.  Eso tiene que ver  en cómo expresamos la violencia contra la mujer partiendo de condicionantes sociales y culturales donde la educación es fundamental ya que nadie nace sabiendo cómo ser varón ni cómo ser mujer sino que  se da producto  de un proceso de socialización e identificatorio dentro de un aprendizaje social", introdujo Onativia.

  Estos procesos, encuadraros culturalmente dentro de lo heterónomo, y patriarcal que no concibe alguna disidencia sexual y proponen condicionamientos sociales y culturales, lleva a la generación de violencia desde edades tempranas.

 Es por eso que desde el proyecto se propone comenzar la prevención desde edades tempranas, como lo son los primeros noviazgos en la adolescencia  trabajando en escuelas secundarias.

"Prevención orientada a interpelar los modelos femeninos y masculinos que promueven el patriarcado. Porque ese patriarcado es el que dice que si querés ser un ben varón tenés que llevar las riendas de la relación, que el varón es el que manda, sino te van a decir que sos un "dominado", lo que lo hace perder crédito ante los pares. Eso genera presión ya que actúan dentro de un patriarcado que los observa, donde podrían perder lugar, dejar de pertenecer y ser cuestionado por sus propios pares. En la adolescencia es donde más se ve este accionar", desarrolló el director del proyecto.

 "A raíz de ello, nosotros empezamos a trabajar tratando de  llevar adelante dos procesos: visibilización y desnaturalización. Porque la violencia se genera y  puede funcionar si pasan dos cosas que serían las contrarias a lo que acabo de decir: invisibilización  de estos mecanismos y su naturalización.  El "esto es así", "la vida es así"; el "siempre fue así y va a seguir siendo así y el que tiene pretensiones de cambiar algo es un ignorante porque es así" y hablan del modelo biologisista para justificar los mecanismos de poder patriarcal.

 Todo esto lo trabajamos atacando los mecanismos de invisibilización, el "dónde es", "dónde se juega", "cuánto está perdiendo la chica", preguntarse por qué la mujer cobra menos por el mismo trabajo que el varón y todo se trata de interpelar.

 Y desnaturalizar es mostrarles que esas cosas se pueden cambiar. Por eso en nuestro proyecto trabajamos con publicidades viejas y luego con las nuevas. Hay un decálogo que aparece en internet de publicidades. Eso viene desde los primeros años, de ver con qué juegan los nenes y con qué las nenas, el rinconcito de las princesas y el rinconcito de los piratas. Y qué pasa si un pirata quiere jugar en el rincón de las princesas, qué se genera", explicó Onativia.

 Uno de los puntos importantes del proyecto es intentar que los adolescentes se corran del lugar común que proponen los micromachismos, reflexionando e interpelándose a sí mismos ya que muchas veces se reproducen o los atraviesan.

 Es por eso que el equipo  extensionista eligió trabajar con el "Decálogo de la buena esposa", publicado en la década del '50 para observar las reacciones de las chicas que reciben los talleres en las escuelas. Lo que encontró el equipo de Psicología, fue que las adolescentes reconocen violencia patriarcal en ese decálogo, pero muchas veces les cuesta reconocerla en el día a día.

  "Y una pregunta que a mí me surgió siempre y la trabajamos es, cuando pasás este decálogo de los ‘50, de la buena esposa, que es entre indignante y tragicómico, estas adolescentes, lo reconocen como barbaridad,  lo repudian. Son chicas de segundo y tercer año de la escuela secundaria y eso lo ven, visibilización.

 Pero mi pregunta es, qué no ven hoy de la cultura de la violencia patriarcal que pueden poner claramente su oposición al modelo de los ‘50 pero hoy por dónde estará jugándose el patriarcado que ellas no lo visibilizan, no están advertidas y que lo ven, en consecuencia, naturalizado", se preguntó Xavier.

  Esa pregunta lo llevó a relacionar la investigación junto con la extensión ya que la pregunta parte de la última. En cada experiencia de taller, el equipo extensionista les acerca una encuesta sobre violencia de género a los estudiantes donde, después de su análisis, se encontraron con la importancia de las nuevas tecnologías como un punto ciego donde cuesta visibilizar la violencia.

 "El punto de quiebre es la contraseña. El "¿Si me querés, por qué me la ocultás?". Antes, la prueba de amor era la virginidad, hoy es la contraseña. Es más pesado, lo virtual, es tener acceso no sólo a tu intimidad sexual, sino a toda tu intimidad, desde el punto de vista del juego del poder en el que se soporta el patriarcado, tenés acceso a la información que tiene un gran valor", explicó Xavier.

  El dato que sobresale es el de la diversidad en el pedido, ya que muchas chicas también reconocen pedir la clave secreta. Lo que es motivo de investigación  para el grupo de Onativia es si ese pedido es una reacción a la imposición y exigencia del hombre. "Hay un montón de manejos  psicopáticos de presión para que ella le dé la contraseña. Entonces, según las fotos finales, los dos tienen la contraseña, pero cómo vino el proceso es lo que tenemos que ver", detalló el director del proyecto.

  Otra de los datos que sobresalen en los talleres es que hay muchas chicas que se muestran en desacuerdo con lo que plantea el equipo, ya que les parece natural el revelar sus contraseñas porque en la pareja no debe esconderse nada.

"Y aparece la pareja como posesión, por la inseguridad que cada adolescente tiene de sentir que no lo está haciendo bien, que está fallando, que lo van a dejar y va a quedar mal. Es tratar  de ser el dueño de la reacción, el decir "A mí no me pueden dejar", pero en realidad me pueden dejar y entonces me pongo como loco, presiono, busco y ejerzo control. La mujer es una alteridad, ajena al varón y  no puede controlarla, no puede asegurarla y en el  proceso que se celebra es cuando  se cosifica, es un objeto. Y no nos han enseñado como varones a manejar esa distancia, a decir "mirá, ella es libre, ella tiene sus ámbitos y vos tenés el tuyo". Entonces, yo tengo que estar encima, tengo que controlar, tengo que apropiar", continuó Xavier.

 Ese es el momento en que, según el psicólogo, la mujer empieza a ceder y a justificar al hombre porque ellos son "así".

Construcción de los talleres y metodología de trabajo.

 El proyecto comenzó en 2012 y el trabajo se divide por semestres. Durante 2016, pudieron dar talleres en 4 escuelas durante la primera mitad del año y 3 en la segunda mitad, eligiendo establecimientos educativos de Villa Elvira, City Bell, Berisso, la escuela secundaria de Astillero Río Santiago y el Colegio Nacional, entre otras.

 A sabiendas, la violencia de género es un tema que atraviesa a toda la sociedad por igual, sin hacer distinciones de clase social y, según Onativia, se genera fuertemente dentro de las clases más pudientes. "Los sectores bajos tienen menos medios y los más favorecidos tienen más medios para tapar la situación, para disimular. Pero como es un fenómeno vinculado al poder, en la medida que se asciende en la escala social, esos fenómenos se acentúan porque hay más poder y se visibilizan  más en los sectores bajos porque están más expuestos. Entonces se dice que los pobres son  los violentos y eso es parte del proceso de semantización de dominio de las clases débiles", explicó Onativia

 A modo de ejemplo, se puede decir que en Europa,  la incidencia de las fuerzas de seguridad y de la elite en los femicidios es de un 25% del total según las estadísticas, sin contar los casos que concluyen dictaminando el suicidio de la mujer cuando en realidad ese extremo fue alcanzado por la violencia psicológica afrontada.

  Antes de llegar al aula para trabajar en la prevención, el equipo de extensionistas debe planificar lo que van a ser los talleres y definir su metodología. En primera instancia se encuentra el diálogo con la escuela elegida, que no siempre es algo sencillo por lo que generalmente tratan de ocupar horas de materias relacionadas al tema del proyecto.

 Como segundo paso, se acuerdan fechas y plazos  y a los tres meses se lanza la convocatoria  para sumarse al proyecto de extensión. "Introdujimos, como  apuntalamiento a la extensión un banco de extensionistas, yo lo que quiero que el estudiante que siente ganas de realizar extensión, se acerque a la secretaría, diga sobre qué tema le gustaría trabajar y que desde el banco le podamos decir qué proyectos sobre esa temática hay y si quedan o no cupos para sumarse para luego anotarlos para futuras convocatoria", dijo el director del Proyecto.

  La convocatoria se realiza a través de las redes, la página y el boca en boca y a continuación se desarrolla la capacitación de los extensionistas en el método y el contenido de los talleres.

  La cantidad de veces que se visita la escuela oscila entre 4 y 5, ya que muchas veces es difícil sostener la continuidad en las mismas horas. El desarrollo de los talleres comprende de una presentación de disparadores, de contenidos o de elementos, el trabajo en grupo mediante una consigna y por último el plenario donde cada grupo presenta lo trabajado a los demás.

 "El  primer taller tiene que ver con qué es violencia, qué formas de violencias reconocen que esa es la consigna que tienen que trabajar los grupos.

 La segunda tiene que ver con roles y estereotipos, patriarcado, empezar a hablar de eso. La tercera tiene que ver con violencia de género en general. La cuarta es sobre violencia en la pareja, de género y la última, la quinta es aprovechar todo eso y que ellos produzcan algo.  Les damos dos consignas para que produzcan más fuerte: qué es violencia y cómo podemos ayudar.

 Les damos dos cartulinas para que pongan tres respuestas sobre cada tema. Luego, pasan con el grupo al frente, esa es la primera vez que pasan al frente y pegan las cartulinas explicando lo que hicieron. Primero con la primer consigna y luego con la otra.

 Entonces, en el pizarrón tenemos la producción de todo el taller. La visibilización, la desnaturalización y el cómo podemos ayudar, como forma de incluirnos solidariamente inculcando que es un trabajo cultural, social y que no es un problema doméstico, de adentro de la cocina, sino que es de todos".

 Onativia aclara que esas producciones de los estudiantes quedan en la escuela y se propone que puedan estar visibles para toda la comunidad educativa. Eso genera un gran orgullo por parte de los estudiantes que realizaron los trabajos y el tema comienza a ser discutidos en los pasillos por los demás compañeros y por los docentes que lo toman como posible tema a trabajar.

"Vemos un beneficio para el estudiante, para los docentes, para la comunidad académica educativa de la escuela, los padres que vienen y miran y para la Universidad que construye legitimidad, porque fue la Universidad a ayudar a la escuela. Ayudar en el sentido del proceso pedagógico de enseñanza y aprendizaje, lo dice la Universidad, vinieron los psicólogos y hay una construcción colectiva en ese proceso final.  En este caso, la comunidad fue a la Universidad a sacar cosas, a aprender. Entonces yo tengo que estar agradecido, lo tengo que respetar al otro porque me va a enseñar, me va a ayudar a ser mejor profesional.

 Por eso cuando nos presentamos, decimos quiénes somos, de dónde venimos y que venimos a aprender, a que ustedes nos ayuden a conocer un poco más de qué se trata tal cosa.  Esos son los efectos por añadidura,  el estado presente, la Universidad que apoya a la escuela, la familia, que apoya a la piba que se está debatiendo si algo ya no le gusta o no sabe qué hacer, al pibe", concluyó Onativia.

Se requiere Javascript, y/o algunos agregados, para mostrar ciertos contenidos en su navegador.

Calendario
RSS
< feb -2017 >
Eventos
DLMMJVS
1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728